Con gran presencia y con invitados de Colombia, Chile, Uruguay, Gran Bretaña y España, se llevó a cabo los días jueves y viernes de la semana pasada el XIV Congreso Internacional sobre Fraude en el Seguro, organizado por el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI) Argentina bajo el lema “Nuevos desafíos en la lucha contra el fraude”.

Marcelo Aiello, gerente general de CESVI Argentina, en la presentación del Congreso dijo que “Sabemos muy bien que estamos en la presencia de hechos que lamentablemente no tienen una condena social. En muchas ocasiones está llevado adelante desde una cultura que tenemos que cambiar a nivel social. El perjuicio que genera a toda la sociedad es inmenso. No es una picardía, es un delito”. Luego se desarrolló el panel “Presente y futuro de las asociaciones en la lucha contra el fraude”, moderado por Hernán Fernández, director de 100% Seguro, y participaron Jorge Zottos, presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Asesores de Seguros de Argentina (FAPASA); Augusto Vélez, gerente de Automotores de La Segunda y miembro del Directorio de CESVI Argentina; María Victoria Barreto, gerente de Prevención y Control de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN); y Roberto Vega, revisor de cuentas de la Asociación Argentina de Liquidadores y Peritos de Seguros (AALPS).

María Victoria Barreto dijo que, desde la SSN, se “trata de encarecer el fraude. Miramos el fraude de una manera económica. También investigamos a las compañías y a los productores no autorizados. Estamos muy interesados en recibir denuncias. Ahí investigamos y a veces amerita llevar a cabo una denuncia penal. Para esta gestión, la lucha contra el fraude es central. Hacemos inspecciones junto a la Unidad de Información Financiera, la Administración Federal de Ingresos Públicos y las municipalidades. La lucha y la prevención deben ser de conjunto del Estado, las aseguradoras y los productores. Si las compañías pudieran ir más allá del desistimiento y van a la Justicia, eso encarecería la estafa, la disuadiría”.

Vélez, por su parte, explicó: “Hay distintos tipos de fraude. Está la organización delictiva y también el cotidiano, el cultural. Internamente se llevan adelante distintos tipos de procesos. Hay cuestiones que no son fraudulentas y otras que son muy difíciles de denunciar. Es un desafío para las compañías no convertirse en cómplices”. Y también remarcó la falta de comunicación entre las compañías y el Estado, y señaló que “hoy tenemos procesos judiciales costosos, engorros y lentos”.

Vega comentó que “Para nosotros, el fraude es una preocupación permanente. Si no lo advertimos a tiempo, se puede convertir en una mala praxis”.

El presidente de FAPASA intervino comentando que “tenemos un poco cansada a la SSN con las denuncias que le hacemos llegar. Es un tema que vivimos cotidianamente las 22 asociaciones y los miles de productores. El fraude se plasma cuando los ciudadanos sufren un siniestro y no están asegurados”.

Con respecto a la actual crisis económica, Vélez afirmó que “seguramente no va a aumentar la cuantía, pero sí la frecuencia del fraude. Vamos a tener más fraude ‘hormiga’ en los seguros patrimoniales. Son tiempos complejos por delante. Debido a la devaluación sufrimos un incremento del costo operativo. No están claros los costos del mercado, a lo que se suma la dificultad para conseguir repuestos”.

Sin embargo, para la funcionaria de la SSN, “las crisis suelen agudizar el fraude, aunque todavía no recibimos ese impacto. Los delitos económicos son prolíficos en estos contextos por tres motivos: la necesidad económica del estafador, la oportunidad que encuentra y la racionalización que hace”. Para finalizar, Zottos sostuvo que “FAPASA trabaja en la consciencia aseguradora y para que el cliente entienda la cobertura de forma integral. Con la tecnología cambia la fisonomía de este combate”.