Ernesto Saporiti, integrante de la Asociación de Productores Asesores de Formosa, indicó que además de otros seguros de contratación obligatoria por parte del empleador, es importante conocer los alcances de los seguros complementarios y es necesario que el productor advierta a sus asegurados que en su condición de empleadores tienen personal en relación de dependencia encuadrado en la convención colectiva de trabajo, empleados de comercio sobre esta obligación no suficientemente difundida ni observada. Igualmente, advirtió-, que esta información debería ser tenida en cuenta en particular en el ámbito de las pymes que constituyen el perfil de cartera del productor asesor de seguros, sobre todo porque las consecuencias económicas de su inobservancia puede implicar costos para su cliente empresario, comerciante o profesional, en su condición de empleador.

Así Saporiti recordó que los accidentes y fuente de la obligación constituyen un beneficio para los empleados de comercio, instituido el 15 de octubre de 1991, siendo una medida administrativa que la torna obligatoria para todas las empresas del sector. Por eso remarcó que se trata de una renta vitalicia cuyo beneficio la torna de por vida, a partir del momento del que el empleado entra a la edad jubilatoria.

Todo esto, explicó, se financia con una contribución, y en el caso del fallecimiento de sus afiliados los herederos legales dispondrán del 100 del saldo de la cuenta individual.

Asimismo detalló que los requisitos para la obtención de la renta vitalicia son haber alcanzado la edad de retiro, retirarse presentando servicios para una empresa mercantil, y que la empresa no se encuentre en mora en el pago de las contribuciones.

Saporiti a la hora de dar detalles administrativos explicó que se considera la antigüedad en el sector mercantil a los efectos de la determinación del beneficio básico. En caso de ingresar a otra empresa del sector dentro de los 12 meses de haberse desvinculado, y siempre que no haya solicitado el rescate, podrán computarse los años de servicio acreditados anteriormente. “Con una anticipación de dos meses previos a cumplir la edad de retiro, el trabajador deberá ponerse en contacto con la aseguradora para iniciar los trámites correspondientes”, agregó.

En ese orden de cosas, también explicó que existen varios tipos de renta vitalicia, ya que si se cumplen los requisitos establecidos se podrá elegir entre uno de los siguientes tipos, la normal que implica un beneficio de por vida, exclusivamente para el titular, la renta vitalicia de seguro de vida, en el que el titular percibirá un beneficio de por vida, pudiendo designar un beneficiario para el cobro del seguro de vida, cuyo momento será igual a 25 veces el valor de la última renta cobrada. “Esta opción implica una reducción de la renta mensual de aproximadamente un 10% dependiendo de la edad y del sexo del titular”, determinó.

También, -agregó-, que está la Renta Vitalicia extensiva a un tercero designado, en el que el titular percibirá una renta de por vida y podrá designar a un beneficiario para que en caso de fallecimiento perciba una renta equivalente al 70 por ciento de la última renta percibida por el titular. Esta opción implica una reducción de la renta a percibir por el titular de alrededor del 26%, dependiendo de la edad y el sexo del titular y del beneficiario designado, cuya edad no deberá tener una diferencia respecto de la del titular superior a diez años.

Pronunciamientos judiciales
Otro de los datos proporcionado por Saporiti tiene que ver con los pronunciamientos judiciales, ya que explicó que se ha reconocido que este sistema de retiro es complementario

del régimen de previsión social que corresponde legalmente, no sustituye un sistema por otros, sino que otorga un beneficio adicional. Como todas las cláusulas de una CGT, este sistema continuo vigente hasta tanto sea sustituido por una nueva convención colectiva cualquiera sea el plazo de vigencia que las partes establezcan.

Se trata de una obligación convencional, obligación que integra el contrato de trabajo, cuyo incumplimiento da lugar a una posible indemnización por daños y perjuicios derivados de la falta de ingreso de los aportes, en tanto lesión actual al patrimonio de la víctima al no poder hacer uso del rescate de los fondos que debería haber depositado el empleador.

Si bien el trabajador carece de legitimación para requerir el pago de los aportes a su empleador, si está legitimado para reclamar al empleador el pago de la indemnización por los daños y perjuicio derivados del incumplimiento del pago de los aportes, al ver frustrado su derecho a reclamar los beneficio del sistema de retiro complementario

Fuente: formosaahora